Teléfono: 936760029 Whatsapp: 640507411 info@dirtbike.es

En esta entrada a nuestro blog vamos a hablar sobre los frenos de disco. En primer lugar, haremos un repaso a su funcionamiento para, posteriormente, entender qué averías son las más habituales y cómo se pueden evitar.

PARTES DEL SISTEMA DE FRENO

Partes de una pinza de freno
  • Disco: es un disco metálico solidario a la rueda. Los hay de distintas formas, diseños y materiales.
  • Bomba de freno: elemento que nos permite mandar presión a las pinzas de freno
  • Pinzas: contienen los pistones y las pastillas de freno
  • Pistones: elementos cilíndricos alojados en las pinzas de freno que empujan las pastillas al accionar la maneta
  • Retenes de pistón: juntas que evitan pérdidas de líquido de frenos que se encuentran en la pinza y hacen estanco con el pistón
  • Pastillas de freno: es el único elemento del sistema de freno que roza con el disco. Las hay de muchos compuestos distintos según el uso y necesidades.
  • Latiguillos: son tubos que contienen el líquido de frenos y conectan la pinza de freno con la bomba
  • Líquido de frenos: es el fluido específico para el funcionamiento del sistema

FUNCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE FRENO

El objetivo es reducir la velocidad de giro de la rueda, por lo tanto, la velocidad total de la moto.

El principio de funcionamiento de un freno es simple, ya sea accionado por maneta o por palanca: se trata de mandar presión hidráulica desplazando el líquido de frenos desde la bomba (accionada por la maneta) hasta la pinza para conseguir desplazar las pastillas contra el disco. Así conseguimos que el rozamiento entre disco y pastilla nos disminuya la velocidad del vehículo.

Vamos a concretar un poco. Al accionar la maneta o el pedal, desplazamos el pistón de la bomba que manda presión de líquido a la pinza.

Al ser un sistema estanco, el líquido desplazado aumenta la presión y solo puede liberarse desplazando el otro elemento móvil del sistema: los pistones de la pinza.

Dentro de la bomba hay un resorte que actúa en sentido contrario a la presión de la maneta para devolver el pistón a su posición de reposo al soltar la maneta.

PROBLEMAS HABITUALES

BOMBA DE FRENO

Residuos sólidos de líquido de frenos
  • Líquido de frenos: el problema más común en una bomba de freno tiene que ver con el líquido. Si éste no está en buen estado, deja residuos que se solidifican y pueden llegar a taponar los pasos de líquido. También puede dañar los elementos de goma, así como los retenes o guardapolvos de los pistones o, incluso, puede taponar alguna sección de los latiguillos.
  • Rotura del muelle del pistón de la bomba: al romperse este resorte, no devolverá presión a la bomba al soltar la maneta por lo que los pistones de las pinzas no volverán a su posición de reposo dejando las pastillas en constante rozamiento con los discos.

LÍQUIDO DE FRENOS

  • Deterioro: el problema más habitual del líquido de frenos es su deterioro. Como norma general, el líquido de frenos se debería substituir cada vez que las pastillas llegan a su fin o, como máximo, cada dos años. Se trata de un fluido muy hidrófugo, lo que significa que tiende a absorber humedad. La típica frase de “me ha entrado aire en el freno” no está bien dicha: el problema es que, por un exceso de temperatura, esa humedad (agua) hierve provocando así pequeñas burbujas de aire en el interior. Cuando se forman estas burbujas, notamos esponjosidad en el tacto de freno o, incluso, la maneta puede llegar a tocar el puño.
  • Líquido no adecuado: otro problema relacionado con el líquido de frenos es montar un líquido no adecuado al uso que se le va a dar. En el mercado hay varios tipos de líquido de freno denominados DOT (2, 3, 4, etc.). Esta nomenclatura nos determina el grado de ebullición del líquido, es decir, cuánto más alto sea el número, más temperatura será capaz de soportar el fluido antes de hervir. Por ejemplo, no será igual el líquido de frenos que monta un ciclomotor, que una moto de 1000cc de circuito. Está claro que las frenadas no son igual de exigentes y tampoco las temperaturas de trabajo de esos frenos.

PINZAS Y PISTONES

Residuos solidificados en pistón de freno
  • Pinzas de freno contaminadas: las pinzas son el elemento que está más en expuesto al agua, polución, barro, etc. Es muy importante que la zona donde se albergan las pastillas y pistones esté bien limpia y descontaminada. Un problema muy común es la oxidación de los pistones o la solidificación de los residuos, que dificulta el desplazamiento suave de los pistones. Todo esto son irregularidades en el camino de los pistones que hacen que éstos no regresen a su posición de reposo, manteniendo las pastillas en contacto permanente con el disco, igual que hemos comentado anteriormente.

DISCOS DE FRENO

  • Disco torcido: una caída o un exceso de temperatura pueden hacer que el disco no esté completamente recto, provocando la sensación irregular en la maneta durante la frenada. Esta desviación puede provocar también que el disco roce con las pastillas sin que estemos accionando el freno.
  • Discos desgastados: normalmente una moto con muchos kms o por la elección de unas pastillas demasiado duras puede provocar un desgaste en el disco evidenciado por una pérdida del grosor y rebabas. Esto puede provocar desgaste irregular en las pastillas o, incluso, una rotura del disco.
  • Deterioro del disco por rozamiento con una pastilla gastada: si no cambiamos las pastillas al final de su vida útil, los pistones siguen empujando el cuerpo principal de éstas haciendo que roce contra el disco el material metálico en lugar del ferodo.
  • Exceso de temperatura por cristalización: por una cristalización de las pastillas, el disco sufre el efecto espejo. Las pastillas van puliendo el disco disminuyendo el coeficiente de rozamiento. En la foto se puede ver el aspecto pulido del disco y el cambio una vez hecho el mantenimiento.
Disco de freno cristalizado vs. Disco de freno post mantenimiento

PASTILLAS DE FRENO

  • En primer lugar, las pastillas son un elemento de desgaste por lo que hay que sustituirlas al final de su vida útil.
  • Mala elección del compuesto de las pastillas: cada compuesto está específicamente diseñado para un uso en concreto y para trabajar en unos rangos de temperatura determinados. El tacto de frenada en una pastilla “dura” y una “blanda” va a ser el mismo, lo que varía es la distancia que vas a recorrer hasta parar la moto. Estos metros de más, sobrecalientan el sistema provocando muchas de las averías anteriormente mencionadas. Montar una pastilla demasiado dura en motos exigentes con los frenos, puede comportar frenadas imprecisas, exceso de temperatura, desgaste prematuro del disco y un mal funcionamiento del sistema en general.
  • Cristalización: debido a la polución, temperatura, tipo de conducción, etc., en la superficie de la pastilla se eleva la temperatura provocando micropartículas de cristal que disminuyen el coeficiente de rozamiento con el disco. Es decir, necesitas más metros para frenar. Se suele identificar por ruidos en la frenada debidos al deslizamiento de la pastilla con el disco. No hace falta decir que esto provoca exceso de temperatura.
  • Desgaste irregular entre una pastilla y su pareja: la causa viene de un mal deslizamiento de los pistones (anteriormente comentado). Esto hacer que una pastilla se desgaste más que la otra pareja.

MANTENIMIENTO DE FRENO

Mantenimiento completo de frenos DIRTBIKE

El mantenimiento es el grande olvidado. Todo el mundo cambia líquido y pastillas, pero nadie se preocupa de los demás elementos. El sistema tiene que funcionar bien en conjunto. Si alguno de los elementos descritos está en mal estado, por muy buena elección de pastillas o líquido que hayamos hecho, ese freno va a dar problemas. Por ejemplo, si los pistones no trabajan de forma suave y lineal, las pastillas nuevas que montemos tendrán un desgaste irregular y posiblemente se sobrecalienten.

Es necesario, de vez en cuando, desmontar por completo el sistema de freno para verificar, limpiar y engrasar los elementos móviles.

En definitiva, si os fijáis, los problemas principales (tanto causa como consecuencia) de todo el sistema son la temperatura y la falta de mantenimiento que, a la vez, van muy ligados. Es el gran hándicap de los frenos. Para evitar tener problemas con los frenos se deben usar materiales de primera calidad, adecuados a cada uso y con un mantenimiento correcto de éstos. No hace falta decir que cuánto más exigente sea su uso, mejores tendrán que ser los materiales y más a menudo tendremos que poner a punto el sistema. Para elegir los mejores materiales para ti, déjate aconsejar por un profesional, es la mejor manera de ahorrar problemas y disfrutar de una conducción segura.

Servicios de Dirtbike
Abrir chat
Hola, ¿necesitas ayuda para tu moto?