Teléfono: 936760029 Whatsapp: 640507411 info@dirtbike.es

¿Tienes una moto con la que vas a circuito? Este post te interesa. Muchos compran un escape y con eso “ya tengo la moto preparada”. Nada más lejos de la realidad. En esta entrada al blog vamos a explicar por dónde empezar a preparar una moto de calle para circuito y verás que hay muchas cosas en las que no habías caído y muchas que dabas por hecho y que quizás no son tan importantes. ¡Vamos a ello!

Las motos de calle están pensadas para eso, para la circulación. De serie montan componentes que sirvan un poco para todo (conducción “deportiva” y circulación) pero con unas calidades que no incrementen costes y suban el precio de venta. Por tanto, nos encontramos con una moto que puede servir para ir un par de veces al año a circuito pero cuando lo hayas probado y te haya enganchado (porque te enganchará) tú mismo te vas a dar cuenta que necesitas mejorar algunos aspectos en la moto.

En este blog no vamos a hablar de alicatar una moto para correr un mundial, eso es muy caro, tiene un mantenimiento estratosférico y no vas a aprovecharlo si no tienes un nivel de competición. Simplemente vamos a explicar qué prioridades deberías tener a la hora de invertir en la moto si tu idea es convertirla en circuitera, de calidad y adaptada a ti.

ANTES DE EMPEZAR

Muchos de nuestros clientes nos preguntan por dónde empezar a trabajar para pasar una moto de calle a circuito. Lo primero que debes preguntarte es: ¿Qué vas a hacer con ella? ¿Va a ser una moto exclusiva para usar en circuito? ¿Vas a hacer tanto calle como circuito? ¿Va a ser una moto de calle con un par de entradas a circuito al año? Hay muchas variables a tener en cuenta antes de empezar a trabajar y diseñar una preparación lógica. Bajo nuestra experiencia, los usuarios de motos mixtas (calle – circuito) acabáis hartos de montar y desmontar componentes cada vez que vais a rodar.

En DIRTBIKE te aconsejamos teniendo en cuenta el estado de la moto, el uso que vas a darle, tu nivel de pilotaje y tu presupuesto. Esos cuatro puntos son los pilares básicos que debemos tener claros tanto piloto como preparador antes de empezar.

PRIMERO, LA SEGURIDAD

FRENOS

En referencia a los frenos, las motos más modernas ya montan buenos sistemas de frenada. Eso no significa que son buenos y ya está. Como puedes ver en este otro post, el mantenimiento del sistema de frenos es importantísimo tanto para evitar averías mayores como para sacarles el máximo rendimiento.

Antes de entrar a pista recomendamos un mantenimiento de frenos que consiste en desmontar todo el sistema de freno para verificar los materiales, limpiarlo y engrasarlo todo correctamente y montar el líquido y pastillas adecuados.

A parte del mantenimiento de las pinzas, debes saber que el líquido se degrada tanto con el uso como con el paso del tiempo así que, aunque no uses la moto, es probable que tengas que cambiarlo antes de empezar la temporada. En relación al líquido de frenos es importante montar uno de altas prestaciones, que tenga un punto de ebullición superior. Es falso eso de que “me ha entrado aire al sistema” sino que es todo lo contrario: el sistema de frenos no trabaja bien y se sobrecalienta, haciendo hervir el líquido y generando pequeñas burbujas de aire que pueden arruinar un día de tandas.

Por otro lado, es importante elegir unas pastillas adecuadas al uso que se va a dar. Unas pastillas muy circuiteras trabajan a unas temperaturas que difícilmente se consiguen en la calle y, por otro lado, unas pastillas de calle probablemente se sobrecalentarían en un uso de circuito, haciendo hervir también el líquido y se podrían derivar problemas mayores en los discos, etc.

Para circuito es aconsejable montar latiguillos metálicos sobre todo en el sistema de freno delantero ya que al ser más rígidos no nos va a variar tanto el tacto del freno y evitaremos ese tacto esponjoso que tan poca confianza da.

Cabe decir que, si tu ritmo va en progresión, los tiempos van bajando y ves que los sistemas de frenado originales (aún y con un buen mantenimiento y usando buenos componentes) no bastan, no tenemos otra que decidir mejorar todo el sistema ya sea con una bomba mejor, discos más grandes, diferentes pinzas… etc.

SUSPENSIONES

Un básico para el circuito. Es el elemento que une los neumáticos a nosotros y un mal comportamiento de las suspensiones puede derivar en muchos tipos de caídas, sustos y malas sensaciones. Además, a medida que vayas mejorando, vas a ver que si las suspensiones no están ajustadas te va a ser imposible ir más rápido y hacerlo con seguridad.

Las actuales suspensiones de calle suelen tener varios puntos de regulación para adaptarse hasta cierto punto al peso del piloto. De primeras van blandas para circuito. No esperes una “solución mágica” o que te digamos que aprietes aquí o allí y ya todo perfecto. Deberás probar y depende de tu moto, tu peso y de tu estilo y nivel de pilotaje necesitarás más o menos retoques. Todos sabemos que las motos de serie vienen muy bien preparadas de suspensiones, pero para un público en general. Se entiende que la misma moto no va a ir bien para un piloto de 60 kg que otro que pese 120kg ni para alguien que hace 1.40 en un circuito X que para alguien que hace 2.10 en el mismo circuito.

Aquí entramos los preparadores de suspensiones. Antes de empezar a trabajar en las suspensiones de tu moto solemos hacer varias preguntas como peso del piloto, estilo de conducción, sensaciones negativas que notas encima de la moto, etc. Así ya podemos empezar a diseñar un plan de preparación para las suspensiones. Generalmente lo que hacemos es comprobar y, si es necesario, cambiar válvulas y muelles de ambos trenes, aceite, retenes y casquillos nuevos. Con eso te aseguras de que la moto vaya perfecta de suspensiones para tu peso y para este nuevo uso en circuito y además te daremos unos consejos para retocar reglajes en función de lo que sientas sobre la moto en pista para acabar de afinar el ajuste. En el caso que lo necesites, nosotros podemos desplazarnos al circuito para acabar de hacer el ajuste in situ a partir de tus sensaciones.

NEUMÁTICOS

Punto y reflexión importante: es el único elemento que te separa a ti y a tu moto del suelo. ¿Vas a escatimar tu presupuesto en este punto?

Para la elección de neumáticos nos remitimos a las preguntas iniciales: ¿La moto es exclusiva para circuito? ¿Es de uso mixto? Si este es el caso valora la posibilidad de hacerte con un juego de llantas y dejar ahí montados los neumáticos de circuito. Eso te va a permitir montar unos neumáticos 100% circuito cuando tengas tandas y, por otro lado, unos neumáticos de calle para el día a día. Al final te vas a dar cuenta que lo que sirve un poco para todo (calle y circuito) al final no va del todo bien para nada. Unos neumáticos de circuito homologados para calle te van a durar muy pocas tandas y en calle no estarás aprovechando el 100% de sus prestaciones. Aconsejamos montar un neumático mejor en circuito y un neumático más básico para calle, que drene bien el agua y que tenga una durabilidad mayor que uno circuitero.

Si tu moto es exclusiva de circuito o tienes un juego de llantas a parte, hay infinidad de neumáticos a montar. Déjate aconsejar por un profesional. Los neumáticos van muy relacionados con las suspensiones y una cosa puede afectar a la otra. No por montar los neumáticos más blandos que existan vas a ir mejor. Se tiene que buscar el que mejor se adapte a tu nivel, buscando el equilibrio entre prestaciones, rangos de temperatura de trabajo y durabilidad. Que a tu compañero le funcionen bien una marca o modelo en concreto no significa que sea lo más ideal para ti.

No hace falta decir que revises la presiones durante todo el día ya que si las presiones no son correctas, por muy buenos neumáticos y suspensiones que lleves, las sensaciones van a ser malas. Además recomendamos encarecidamente el uso de calentadores en circuito lleves las gomas que lleves.

REFRIGERACIÓN

En el apartado de refrigeración aconsejamos para una moto para uso único de circuito, no utilizar liquido refrigerante convencional. Este fluido está hecho con base de agua, pero tiene ciertos aditivos que pueden ser peligrosos si caen sobre el asfalto ya sea por caída o por avería del sistema. En Dirtbike equipamos a nuestras motos con un “liquido refrigerante” solo para circuito que reduce la temperatura del motor unos grados, no es dañino para los elementos internos del motor evitando así oxidaciones y no es peligroso si cae en pista ya que no es un producto deslizante.

SEGUNDO, CUIDA TU MOTO

MOTOR

Hablemos del motor. No hace falta decir que este y todos los elementos que lo componen deben de estar revisados, verificados y listos para funcionar correctamente. Piensa que en circuito vas a exigirle más prestaciones a la moto que si vas por carretera. Por tanto, procura que tu motor, esté bien revisado, con los cambios de aceite estrictamente hechos, un reglaje de válvulas correcto, etc. para que te dure el mayor tiempo posible y las averías sean prácticamente nulas.

La gran mayoría de tanderos decide siempre empezar a montar un escape para circuito y preparar el motor todo lo que sea posible. Es la gran premisa que escuchamos siempre a la hora de transformar una moto. Nuestra duda es: ¿Por qué? ¿Os acordáis de aquel anuncio cuyo eslogan era “La potencia sin control no sirve de nada”?

Las motos de serie ya dan un buen rendimiento en lo que peso / potencia se refiere y más si le sumas que vas a desmontar todos los elementos de calle que no son necesarios para circuito y vas a substituir otros con mejores prestaciones y menos peso. En resumen, ya estamos mejorando el comportamiento de la moto reduciendo el peso que ha de arrastrar nuestro motor. Además, cuánto más preparado está un motor, más mantenimiento tiene y menor es su durabilidad.

Es absurdo invertir en la mejora del motor o el rendimiento si luego nuestros frenos, suspensiones, neumáticos… etc. no van a soportar tanta potencia.

¿Esta es una preparación que hacer? Sí. ¿Es lo primero en lo que tengo que invertir? Bajo nuestro punto de vista, no.

ELEMENTOS INTERESANTES NO IMPRESCINDIBLES

CARROCERÍA

Faros, intermitentes, espejos y demás piezas de cristal o plástico que se hace mil pedazos al caer, fuera. No sólo es una cuestión económica en caso de caída: todos esos trozos, además, cortan si caes sobre ellos o pinchan ruedas a los demás con los que compartes pista. Lo ideal es que te hagas con un juego completo de fibras para circuito. Los hay para casi todos los modelos de moto, son mucho más baratos que los carenados de serie y mucho más fácilmente reparables. El día que le pegues el arrastrón, que llegará, unos carenados de fibra rozados e incluso rajados se reparan con fibra de vidrio que compras en ferreterías o tiendas de repuestos. El de serie no se repara tan fácilmente y el precio de una sola parte de algunos carenados originales vale casi como el carenado de fibra completo. Además, no te quepa duda de que ahorras unos cuantos kilos de peso con unas fibras de circuito.

ESTRIBERAS RETRASADAS Y OTROS MANDOS

No es fundamental. Si vas cómodo con las de serie y no das a menudo en el suelo con ellas, déjalas. Unas estriberas retrasadas, y mejor, regulables, son un complemento muy bueno para poner la moto “a tu medida”. Lo mismo ocurre con los semimanillares y las manetas. Todos estos elementos te ayudan a modificar tu posición encima de la moto hasta que encuentres las regulaciones que mejor te funcionan.

Todos estos elementos y muchos otros no mencionados aquí son elementos que nos aportarán en algunos casos comodidad, en algunos otros velocidad, etc. pero ninguno de ellos es imprescindible para rodar. Esos elementos entrarían en juego con un nivel de pilotaje algo más experto donde el piloto ya siente la necesidad de ir un paso más allá para encontrar el feeling y la velocidad que tanto buscamos todos.

Si te estás iniciando en circuito sigue los pasos lógicos, no intentes empezar la casa por la ventana. Busca construir una moto que te permita disfrutar yendo seguro y sin que te haga extraños. Al principio es muy importante que las sensaciones sean buenas, que la moto te transmita confianza para encontrar el feeling y poder ir mejorando. A medida que vayas subiendo tu nivel de conducción vas a ver qué elementos extra necesitas y en qué orden. Si empiezas en un deporte como este y la moto no está en condiciones, vas a tener mal feeling, ya sea en la frenada o en las curvas si las suspensiones no están bien, etc. Eso te va a impedir coger confianza y te va a ser mucho más complicado (y peligroso) avanzar.

Como profesionales del sector, aconsejamos a cada uno de nuestros clientes según moto, uso y presupuesto con tal de conseguir un resultado 100% adaptado a cada uno.

¡Llámanos!

Servicios de Dirtbike
Abrir chat
Hola, ¿necesitas ayuda para tu moto?